Skip to main content

Blanca y sus masajes eróticos

El otro día acudí a los servicios de Blanca, una profesional de Felina Massage que se dedica al masaje erótico en Barcelona. Y me sorprendió mucho.

La verdad es que llegué a subestimar sus servicios al verla. Era pequeñita y muy manejable. Empezó masajeando mi espalda y frotandola con aceite corporal. Poco a poco notaba como se tumbaba encima de mi espalda y sentí como paseaba sus pezones. Ahí empecé a ponerme muy cachondo y de lo duro que estaba me daba hasta vergüenza darme la vuelta.

Entonces pensé que eso era normal en un masaje erótico, ya que están para eso, para excitar de una manera no sexual al cliente. Me dí cuenta que no hace falta la masturbación para llegar a sentir una satisfacción plena. Cuando me dí la vuelta ella se se sentó desnuda encima de mi abdomen, y a partir de ahí empezó a restregarse y acompañando el masaje con caricias suaves alrededor de mis genitales.

Acudir a estos masajes eróticos te dejan como nuevo, con una vitalidad increíble y encima aprendes nuevas maneras de poder excitar a una persona. Este masaje con Blanca era el primer masaje que me han dado de manera profesional en toda la vida y no creo que haya mejor manera de estrenarse en este mundo que con un masaje erótico. Sin ser un masaje con final feliz para mi el final fue apoteósico, correrme sin que me hubiera masturbado Blanca, simplemente con notar su cuerpo y el mío pegados formando uno solo, una sensación realmente increíble.

Después de este masaje me dirijo a Valencia y quien sabe si volveré a acudir a Felina Massage para relajarme y disfrutar de nuevo sus masajes eróticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *