Skip to main content

La industria del sexo busca chicas en Barcelona para las fechas del MWC

Fira_Barcelona_Mobile_World_Congress_2013Falta menos de un mes para que le tecnología del móvil aterrice en Barcelona. El Mobile World Congress (MWC) tendrá lugar en la capital catalana entre el 24 y el 27 de febrero, y la industria del sexo ya se está frotando las manos. Algunos visitantes llegan a la feria con ganas de encontrar chicas en Barcelona que ofrezcan servicios sexuales.

Casas de masajes, agencias de escorts y clubs eróticos se están preparando para este acontecimiento, que dispara la demanda de sus servicios sustancialmente. Hay empresas que llegan a contratar hasta un 50% más de personal extra para poder cubrir la demanda. La conocida sala Bagdad abrirá durante los días de la feria tres horas al día más de lo habitual, y los gerentes esperan una afluencia de 6.000 personas para ver el show picante de la sala en esas fechas. La gerente de la sala explica que los clientes son hombres que están entre la treintena y la cincuentena, con un alto poder adquisitivo.

El problema para este tipo de empresas es que al ser una actividad “oculta”, la publicidad y la captación de clientes no siempre es fácil. El año pasado se prohibió a algunas agencias de acompañantes que repartieran octavillas alrededor del recinto donde se celebra el Congreso. Parece que para estas empresas, la solución está en Internet, donde han focalizado todos sus esfuerzos de publicidad.

Precisamente, las agencias de escorts en Barcelona son unas de las grandes beneficiadas de la feria. Este tipo de empresas ofrecen chicas de compañía durante el día. Prometen total confidencialidad, buena presencia y elegancia. Los precios trepan hasta los 1.500 euros diarios.

El sexo mueve montañas, y ferias como el Mobile World Congress lo ejemplifican perfectamente. Es el gran negocio paralelo a la feria tecnológica, la sombra que queda detrás de las presentaciones de móviles y gadgets.

Prostitutas y escorts: ¿son lo mismo?

escorts en barcelona chica compañíaCuando uno piensa en prostitución, la imagen más habitual es una mujer vestida con ropa demasiado ajustada, maquillada hasta el extremo, buscando clientes en rotondas.

Hay mil y uno términos para referirse a la prostitución, y aunque hay muchos que se utilizan correctamente como sinónimos, hay otros que incluyen matices que los diferencian de la prostitución pura y dura.
Escort es uno de esos términos. Es un préstamo lingüístico del inglés que se utiliza para hacer referencia a personas que ofrecen servicios de compañía y sexuales. Aunque escorts y prostitutas podrían referirse a lo mismo, hay una diferencia sustancial entre ellas: la escort ofrece servicios de compañía en eventos sociales y viajes, mientras que la prostituta se limita al tema sexual. Además, las primeras suelen estar sólo al alcance de personas que puedan permitirse el desembolso de una cifra con unos cuantos ceros.

Por otra parte, el mundo de las escorts está ligado a elegancia y la confidencialidad y aunque suele ser lo habitual, no tiene por qué implicar sexo necesariamente. Las agencias de escorts cuentan en su plantilla con chicas elegantes, con un físico impresionante y cultas. De hecho, incluso existen empresas especializadas en universitarias, como esta agencia de escorts en Barcelona. Aunque como las prostitutas, las escorts también ofrecen servicios sexuales, el rasgo diferenciador es la calidad del servicio de compañía que ofrecen: el servicio no se limita –o debería limitarse, según la teoría- a que la escort se quede de pie al lado del cliente. La conversación es una parte importante del acompañamiento, ya que en actos sociales tan importante es la presencia como la intervención.

Las escorts suelen ser contratadas por hombres con carteras abultadas para eventos tan dispares como son comuniones o viajes de trabajo. Sin ir más lejos, durante el Gran Premio de Fórmula 1 de Singapur, el número de agencias dedicadas a ofrecer estos servicios aumentaron un 20%. Los clientes son millonarios y famosos que no quieren ir solos a eventos, fiestas y comidas y que contratan a las escorts para aparentar lo que realmente no tienen.

Diana, mi amor secreto

Me llamo Julia y me encantan las mujeres. Es una orientación sexual como otra cualquiera, pero tenemos la costumbre de encasillarlo todo, así que acabamos por odiar a la gente que no entra dentro del grupo donde nos han encasillado. Probablemente a las chicas nos ha sido más fácil llevar la homosexualidad, pero todo lo que termina, de algún modo, siendo discriminado, aunque esté más tolerado que otros comportamientos humanos, resulta un fastidio, pues debes llevar una doble vida, esconderte como si fueses un criminal.

Muchas veces me he enamorado locamente de alguna chica y por miedo no se lo he confesado. Ahora, que ya tengo algo más de edad, con 25 años, he adquirido la suficiente experiencia como para saber o intuir con quién puedo o no confesar mi orientación. Me he sabido adaptar para que no me preocupe demasiado el tema.

A mi me gustan las mujeres femeninas como yo, que pueda hablar con ella de cualquier tema y que no parezca un hombre, con esos andares chulescos ni actitudes machistas. Me reconozco como lesbiana, pero sólo porque me gustan las chicas y no porque yo quiera o desee ser un hombre. No me gustan los hombres, porque no he encontrado ninguno que haya congeniado con mi forma de ser.

escort

La semana pasada descubrí a Diana. Me interesó un anuncio en el club de escort de Barcelona y en su presentación decía que atendía también relaciones con chicas, así que llamé y quedé con ella. Nos conocimos en un hotel que ella me sugirió como punto de encuentro. Esa primera impresión de cuando nos vimos la primera vez, no la olvidaré: parecía una niña pequeña, con poco pecho y una melenita morena desbocada. Estuve a punto de rechazar el encuentro con la escort, pero pronto comenzamos a gustarnos y seguí hasta el final. Me dijo que era bisexual y que yo le gustaba mucho. No sé si lo decía para agradarme, pero pasamos a la habitación y sin darme cuenta, ya la tenía abrazada, besándome, acariciando mis caderas, con una maestría convincente, así que me dejé llevar.

Me pareció que todo iba muy deprisa: no recuerdo desnudarnos ni cuándo nos acostamos las dos sobre la cama, pero notaba sus dedos dentro de mi vagina y masajeando mi clítoris, lamiendo mis pezones, me estaba volviendo loca del gusto y creo que sentí varios orgasmos consecutivos.…

Samantha en Barcelona

Samantha es una chica nueva en al agencia de escorts de Barcelona. Cuando la vi por primera vez me quedé alucinado: ¡qué cuerpazo! Es una de esas chicas que ves por la calle y no puedes reprimir tu impulso de seguirla con la mirada, incluso acompañar sus pasos con algún piropo o silbido de exclamación hasta que la pierdes de vista. Porque la sigues con la mirada para verle también ese generoso culito tan bien formado, que se mueve ladeando levemente sus caderas a ese ritmo que sólo las de su raza saben imprimir al caminar.

 

escort

Samantha es una mulata simpática, de cara preciosa y le encanta hacer el amor de todas las maneras imaginables. Se atreve con tríos, practica el francés con maestría y le van los numeritos lésbicos. Es dominicana, así que pídele que te baile un poco mientras se desnuda, te pondrá a tono en un instante. Me preguntó si quería salir al hotel o prefería pasar en el Club de escorts un buen rato.

 

Debo confesar que me porté egoístamente con ella. No quería numeritos exóticos ni masajes eroticos ni compartirla con nadie, así que me la llevé a una de las suites del club de escorts para disfrutar con ella todo lo que mi poder físico me proporcionara. Cuando le acaricié la cintura y pasaba las manos por su cadera, besando su cuello, oliendo su fantástico perfume, ella ya se estremecía como una gatita en celo. Me danzaba lentamente y con el culo frotaba mi pene para que la agarrara por sus 95 de tetas, redondeadas y firmes como una quinceañera,  como en un sueño, sintiendo una erección como nunca la había tenido. Enseguida me susurraba en ese atractivo acento caribeño: “métemela ya mi amor”, respondiendo inmediatamente a su cariñosa petición y de la manera más placentera. El pene me explotaba dentro de ella, la iba cambiando de postura compulsivamente, a cada pocos minutos, hasta que escuché ese chapotear tan sugestivo, donde notas que Samantha disfruta igual o más que tu mismo, es como pasar a la dimensión exclusiva del sexo bien practicado. Es quizás cuando se unen nuestro instinto animal, con las mayores sensaciones místicas.

Mejora tus Relaciones Sexuales

Cada pareja sabe las cosas que le gustan al otro y que le dan resultado, con el tiempo van conociéndose y aprendiendo. Lo que pasa es que a veces puede llevar mucho tiempo. A continuación encontrarás unos consejos para disfrutar más del sexo tanto con parejas fijas como ocasionales, y si alguno no te es aplicable, pasa al siguiente:

Preámbulo

¿Sientes que tu pareja se salta la parte más excitante de hacer el amor? Tal vez necesite ayuda para relajarse. Pídele que se eche y se quede quieto mientras tú lo acaricias y besas largo y tendido. Que él no te haga nada a ti mientras tanto. Quienes no pasan esta prueba normalmente se saltan el preámbulo de la relación sexual, y esto hace que su vida sexual sea menos satisfactoria. Afortunadamente para tu pareja, este test es la terapia que necesita. Hazlo hasta que pase la prueba.