Skip to main content

Cómo el entorno influye en una relación sexual

El sexo es algo que realmente puede llegar a apasionarnos. Incluso cuando en la adolescencia nos iniciamos y lógicamente no tenemos experiencia, acostarnos con alguien es un instinto que guía a nuestro cuerpo para obtener placer. Con el tiempo se mejora y vamos incorporando nuevas técnicas y posiciones y vamos viendo qué hay elementos que pueden ayudar a que una noche de sexo sea una noche brutal.

Hoy te hablamos en concreto del papel que juega el ambiente, la situación, de los condicionantes que ayudan a que todo fluya de la mejor manera posible y os lleve a la cima del placer. No creas que es algo superficial. Incluso profesionales como las escorts Barcelona tienen sus habitaciones favoritas o les gusta tener algún sillón concreto a su disposición para que el cliente y la scort barcelona se lo pasen increíblemente.

¿Qué factores ayudan a un sexo de leyenda?

  • Luces: oscuridad o luminosidad, todo depende. A muchos hombres les encanta ver exactamente qué delicia van a degustar, ver qué curvas y qué acciones se entrelazan en la cama. Sin embargo hay otros hombres a los que tener sexo en penumbra les excita más, les seduce la idea de no ver exactamente todo lo que pasa y tener que fiarse más del tacto, del piel con piel, de… Ya sabes por dónde vamos.
  • La cama: es el sitio más popular donde tener sexo. Miles de pareja disfrutan de camas grandes, camas redondas, camas de agua, camas de plumas… hay muchas opciones y cada una tiene su punto. A lo mejor os gusta estar más estrechos y veros forzados a posturas difíciles en las que el contacto es más íntimo que nunca. Puede tener sus ventajas… Y no todas las parejas hacen sexo encima de la cama. Las hay que ni llegan, que es un aquí te pillo aquí te mato, las hay que se dejan llevar por la pasión del momento y pueden acabar haciéndolo debajo o al lado de la cama…
  • Paredes acolchadas: son un muy buen complemento y toda una experiencia. Las e escorts Barcelona son afortunadas y a menudo disponen de esta delicia en los locales donde trabajan. No te vamos a contar mucho pero eso de empotrar a alguien es totalmente excitante. La ducha, por cierto, es otro gran lugar que sube mucho la libido: agua templada, jabón, roce… Imagina el resto.
  • Música: es casi un afrodisiaco. De hecho por su función podría considerarse casi un lubricante. Una noche con una cena, un tema de jazz que suena en la sala, unas miradas que se vuelven de pronto más intensas y más cercanas. Muchas canciones han sido el preludio de un buen sexo. Es como ponerse en el modo. Y escuchar ciertas canciones mientras se está teniendo sexo es totalmente estimulante. Algunas puede incluso marcar la intensidad, el ritmo, si lo hacéis rudo o con cariño…

Y tú, ¿te dejas llevar por el entorno? ¿Eres de los que aprovechan una silla o una mecedora para hacer las posturas más increíbles? Cuéntanos tus experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *