Skip to main content

La historia de los juguetes del sexo: ¿quién creó el primer consolador?

La historia de los juguetes sexuales se remonta a hace millones de siglos, concretamente, a la era paleolítica. Los arqueólogos han encontrado figuras de esta época en cuevas y algunas han sido entendidas como diosas de la fertilidad; aun así, muchos investigadores han sugerido que estos instrumentos servían para otro tipo de propósitos.

De esta manera, existen algunos objetos que datan de 26.000 años y que fueron encontrados por el equipo de la Universidad de Tübingen en Alemania: los consoladores medían aproximadamente hasta 20 cm y estaban hechos de piedra pulida. Además, se veía de manera muy clara que los propios artefactos eran representaciones deliberadas de los genitales masculinos, o lo que podríamos llamar hoy en día “consoladores” ya que las figuras se formaban claramente como un pene masculino.

Según el profesor Nicholas Conrad, se cree que estas réplicas de tamaño natural pueden haber sido utilizadas como un tipo de juguetes para adultos prehistórico dado el hecho de que son muy pulidas y redondeadas en el extremo.

La cultura griega también hizo uso de los consoladores

Hace más de 2.400 años, los griegos también crearon consoladores y eran de madera o cuero; de hecho, había muchas obras de teatro de la época griega que comenzaban con la protagonista de la escena que pedía a un amigo un consolador para su uso personal. Se sabe incluso que estos dispositivos se utilizaron con lubricante, y que alrededor del año 350 aC el aceite de oliva llegó a ser el lubricante por excelencia.

En el año 300 dC, el Kama Sutra, el libro por excelencia de poesía erótica de la India, dio numerosos consejos sobre posiciones sexuales; no solamente esto, también sugirió la elaboración de juguetes sexuales, en forma de pene de todo tipo de materiales: madera, cuerno de búfalo, cobre, plata, marfil y oro .

En China casi en el mismo periodo de tiempo, se creó un artefacto en forma de bola destinada a insertarse en la vagina para aumentar el placer sexual. Este artefacto se conoce comúnmente como las bolas Ben Wah. Algunas incluso tenían campanas en el interior y se habían diseñado para que sonara cuando se movían.

Por último, alrededor de 1.400 dC, en Italia se registró el primer uso de la palabra consolador. La palabra proviene probablemente de la etimología latina ‘dilatere’, que significa ‘abrir a lo ancho’, o de la palabra italiana ‘diletto’, que significa ‘deleitar’. Al igual que en la Antigua Grecia y los que se encontraban en la India, los italianos los fabricaban con cuero y lubricaban con aceite de oliva.

Fuente: Eulalia Roig

Dafne Scorts

Curiosidades e información relacionada con el mundo de las escorts en http://aescorts.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *