Skip to main content
Mazo

Ley y sexo alrededor del mundo

En ocasiones es mejor quedarse como el mozalbete de la foto, de manos cruzadas, que darle otros usos a esas dos hermosas extremidades. ¿Por qué? Porque usarlas para masturbarse por ejemplo puede estar penado por ley y de forma muy severa.

Estatua
En ocasiones es mejor no hacer nada…

Pero es que en esto del sexo no estamos tan avanzados como creemos. Se dice a menudo que las sociedades avanzan más que las legislaciones de sus Estados. Quizás sea cierto. El sexo es algo bastante bastante antiguo, consustancial a la especie humana diríase, y pese a ello y a que la tendencia actual es la de tratarlo con naturalidad, todo lo “erótico-festivo” sigue teniendo cierto halo de reprobación en algunos países. Esta reprobación puede ser de tipo moral, en cuyo caso no importa tanto ya que en gran medida se puede vivir tranquilamente ignorando las opiniones de alrededor. En otros casos la sanción puede ser de tipo legal y ahí sobra decir que las consecuencias no son tan fácilmente evitables.

Veamos pues cómo está el mundo del sexo y de todo lo relacionado con exhibir el cuerpo en relación con la ley de algunos Estados:

  • ARABIA SAUDÍ: tan sólo afirmar que la masturbación no es ilegal según el Islam es equivalente a pasar tres años en la cárcel y a recibir trescientos latigazos. Un profesor que se atrevió a hacerlo lo comprobó.
  • BRASIL: masturbarse en horario de trabajo es legal mientras no se superen los quince minutos cada dos horas.
  • COLOMBIA: en la ciudad de Cali las mujeres están obligadas a tener sexo sólo con sus maridos. Y aún hay más. La primera vez que se acuesten con su marido deben hacerlo en presencia de la madre de ella.
  • ESPAÑA: exhibirse delante de menores o incapaces, según afirma la ley, está penado con prisión de seis meses a un año o con multa de doce a veinticuatro meses.
  • ESTADOS UNIDOS: en Washington la única postura sexual permitida es el misionero. ¡Viva la diversidad! Por otra parte los estados de California, Utah, Nuevo México y Dakota del Sur castigan con penas de prisión a quien haga sexo oral. La cosa llega más lejos en Arizona y Texas: el sexo es sólo para personas casadas. Los solteros que forniquen pueden pasar hasta tres años en la cárcel si son descubiertos.  Y en Alabama está prohibida la venta de vibradores.
  • FRANCIA: masturbarse en público es juzgado como un acto de “exposición indecente” por lo que la sanción es penal (hasta un año de prisión) y administrativa (multa de 15.000 euros).
  • INDONESIA: si alguien es atrapado masturbándose “delibera y explícitamente” puede pagarlo con casi tres años de cárcel.
  • ITALIA: en un lugar del Sur llamado Tropea las mujeres gordas y feas no pueden pasear en bikini por la playa, algo que queda exclusivamente reservado a las mujeres atractivas.
  • ISRAEL: el porno está prohibido y hay pena de tres años de prisión para los que desafíen la ley.
  • RUSIA: no es legal besarse en la calle. ¿La pena? Multas, más o menos caras según lo más o menos intenso que sea el beso.

Pues bien, hay leyes y sociedades para todos. En España al menos lo que está penado es lo que se haga de puertas para fuera. De puertas para adentro puedes hacer lo que te dé la gana, así que ya puedes ejercitarte en esto de la masturbación hasta que consigas ser un/a auténtico/a artista, puedes ver todo el porno que quieras o puedes dirigirte a una agencia de escorts como la de Eulalia Roig  para que sus chicas te hagan lo que quieras sin salir de Barcelona.

Si es que de hecho a veces se puede viajar mucho más mediante los sentidos que cogiendo la carretera y acabando en Estados proclives a la prohibición. ejemplos tienes unos cuantos.

Una respuesta a “Ley y sexo alrededor del mundo”

  1. Realmente es muy triste que todavia siguan ocurriendo estas cosas. La libertad empieza por uno mismo y lo que cada uno quiera hacer con su cuerpo. Esta claro que la religión tiene mucho que ver con esto y en aquellos paises en que esta muy enrraizada. Esperemos que cambie lo antes posible. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *