Skip to main content
fetiche escorts

Los fetiches en el sexo: ¿por qué son tan populares?

La pasión y el erotismo a menudo van de la mano de la imaginación y consigue que los amantes más atrevidos salten del sexo más creativo a la diversión de practicarlo de una manera mucho más peligrosa. ¿Pero cuáles son las costumbres sexuales más insólitas, las más estúpidas, o en cambio, aquellas irrepetibles? Es por eso que hemos preguntado a la agencia de escorts más famosa de Barcelona, Eulalia Roig, que intentan a través de sus servicios transportar a los clientes a un mundo de fetichismo de lujo.

El primer fetiche más insólito según esta agencia de escorts es la del objeto o disfraz “peludo”. Y no nos referimos, en concreto, a hombres con mucho pelo, más bien a parejas que deciden disfrazarse de animales para evocar situaciones sexuales instintivas. Por ejemplo, zorros que pretenden aparearse con conejitos inofensivos, osos polares que asustan a gallinas, cervatillos que se convierten en víctimas indefensas de lobos depredadores.

En segundo lugar, otro de los fetiches más extraños, es también la imaginación popular de los payasos. Hoy en día, se considera una situación entretenida e inquietante ser a la vez entretenida e inquietante, gracias a la imaginación colectiva que despertó la película de terror “It“. En este momento, son muchas las parejas que deciden acostarse con una peluca y nariz roja.

También, el fetiche de cosquillas. Gracias a la mezcla de diversión y de otras formas de tortura insufribles, el cosquilleo entra en el dormitorio como un sustituto de los genitales para alcanzar el orgasmo. El objetivo de este fetiche es llegar a la cima del placer a través de la estímulo de las zonas erógenas, e incluso, esta pasión aumenta con uno de los fetiches por excelencia la de los pies.

Por último, y cerrando el ciclo de fetiches con las más populares y tópicas, las agencias de escorts aseguran que los hombres se vuelven locos por la combinación de sexo y comida. Un objeto de deseo de muchas películas de Hollywood, como es el juego con una fresa o un cubito de hielo, son las situaciones más estimuladoras a la hora de llevar a cabo las prácticas sexuales.

¿Y tú, has practicado el sexo utilizando algún estímulo fetichista? ¡Cuéntanoslo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *