Skip to main content
La Escort Aisha

Aisha es como una tigresa en la cama

Pocas veces he visto tanta agilidad y potencia en una chica como pude comprobar con la escort Aisha, la chica nueva del Club de escorts de Barcelona. Escurridiza como una serpiente, bronceada, sana y deportista, se notaba que todos los días cuidaba su cuerpo como pocas. Es fantástico pasar un rato con esta preciosa chica, sabe en cada momento cuándo necesitas sus cariñosos abrazos o levantarte el ánimo si te observa decaído.

La Escort Aisha

Me la presentaron en la barra del Club, mientras tomaba un refresco. Es una chica tan abierta e interesante que enseguida congeniamos. Hablamos sobre nuestros gustos y coincidimos en el mutuo interés que sentíamos por el ejercicio físico y lo que disfrutábamos haciendo footing por la playa.

Eso nos dio pie a tocarnos por nuestras distintas partes del cuerpo, para comprobar la consistencia de nuestra musculatura. Cuando me sugirió que nos fuéramos a un lugar más íntimo, no lo dudé, así que decidimos marcharnos juntos a mi habitación del hotel.

Lo primero que hizo Aisha fue quitarse la chaqueta y alargarse en el pequeño sofá de la habitación. Sus piernas son largas, preciosas y muy musculadas. Da gusto pasar la mano por sus muslos tan duros, como acariciar su cuerpo atlético. Su culo es espectacular, da ganas de comerlo.

Lo primero que me preguntó fue si me apetecía un masaje erótico. Me acosté sobre la cama enseguida, quitándome la parte de arriba y ella preparó una toallita y sacó un frasquito de aceite de su bolso de mano.

Me dio una paliza brutal. Me sacudió cada parte de mis extremidades, dejándome rendido. Ella sonrió sin decirme nada. Cada vez bajaba más el ritmo de sus imposiciones hasta que se iban tornando en caricias, en lo que yo entendía como masaje erótico. Curiosamente, la paliza previa había relajado mis músculos pero las caricias de ahora provocaban un estímulo propicio que irrigaba mi pene de manera involuntaria. Nada más tocarme el pene, se levantó como un resorte automático y con una potencia desconocida para mí.

Notaba como el calor se dispersaba por todo mi cuerpo, un calor desprendido por los golpes y que las caricias iban distribuyendo hasta convertirlo en un placer pasivo. Se sentó encima y se introdujo mi pene, balanceando su cuerpo elástico hacia todos lados. Aisha me estaba follando literalmente. Pocas veces me había quedado tan satisfecho como me sentí tras la …

La escort Michelle

La escort Michelle te deja nuevo

Hay una chica nueva en la agencia de escorts barcelona que se llama Michelle. Es colombiana y su tarjeta de presentación es de lo más variado, así que me planteé el reto de probar algo que no estuviese en su “currículum”.

Llevaba un par de semanas de durísimo trabajo, así que solicité sus servicios para que me diese un masaje erótico en la habitación del hotel, donde me hospedo habitualmente, cuando voy a Barcelona. Tras la solicitud a la agencia escorts, recibí la confirmación inmediatamente, y me quedé algo sorprendido, pues no estaba eso en su agenda, así que me preparé para recibirla.

La escort Michelle

Puse unas toallas sobre la cama, subí la temperatura del aire acondicionado y me quedé con los sleeps como única ropa. Al momento llamaron a la puerta y la invité a pasar. Michelle es una morena espectacular, supersimpática, de estas chicas que a nadie deja indiferente aunque no diga nada, pues su sonrisa lo dice todo.

Enseguida le indiqué la puerta del baño y pregunté si me volvía a duchar. No cariño, me dijo, si lo has hecho ya. Túmbate en la cama. Y obediente, me acosté en la cama para comprobar su maestría.

Al momento noté sus manitas húmedas sobre mi espalda. Me preguntó por el mando de la música y comenzó a frotarme de manera muy reconfortante, sumidos en la música ambiental del hotel. Cuando me encontraba relajado, me pidió que me diese la vuelta para continuar con el masaje erótico de cara a ella.

Cuando la miré ya estaba desnuda, con unas tetas de talla 95 bailando casi a la altura de mi cara y se sentó sobre mis muslos. Seguidamente me frotó el pecho y empezó a besarme en el rostro, luego me lamió los pezones, entonces fue cuando noté un perfume agradable que manaba de nuestros cuerpos.

Pasó sus manos por mi abdomen e iba tocando levemente mi pene para situarlo a su antojo. Serpenteó hasta mis pies y terminó por untar mis piernas. Nada más acabar los pies, acercó su carita dulce hasta la mía y comenzó a restregarse de cuerpo entero contra mí.

Al instante, noté una gran erección, pero ella me frenaba cada vez que intentaba poseerla. Continuó deslizando sus tetas por mi cuerpo y llegando al pene, lo situó entre las tetas para hacerme una cubana, con tan gusto, que llegué a correrme sobre ellas.

 …

escort-española-noa

Noa, calladita pero no en la cama

El viernes me presentaron a una chica nueva en la Agencia de escorts de Barcelona. Se llama Noa, de pelo corto castaño y cara de niña buena, apenas me llega al hombro, pero tiene un cuerpo precioso, con unas tetitas pequeñas que le dan todavía más aspecto infantil, aunque luego me demostró lo mujer y lo buena que es y está haciendo el amor. Tiene uno de los culitos más bonitos que he visto nunca.

Cuando me dejaron a solas con ella me di cuenta de que no le gusta hablar demasiado. Luce una sonrisa pegadiza, con unos dientes blancos y relucientes, así que parece que es de las chicas que prefiere callar antes de decir alguna tontería. Aunque luego te dice que prefiere escuchar y te deja caer un: “y que me acaricien también, soy muy mimosa”. Ahí es cuando te desbaratan todos tus esquemas, para pensar solamente en cuándo podrás catar esos labios y acariciar tan perfecto cuerpo de mujer. Así que no la hice esperar más. Pedí una suite y entramos con las copas de cava en la mano.

escort-española-noa

Noa se metió en el baño inmediatamente, dejándome en el proceso de desnudarme, dejando la ropa sobre una silla. Pocos minutos después apareció vestida de colegiala, con esa faldita cuadriculada y su blusita blanca. Realmente espectacular. Nunca había visto a ninguna chica cuadrar tanto en el papel morboso de niña pequeña como a Noa: sencillamente perfecta. Subió un poquito la música ambiental y me danzó un poquito por la habitación levantándose la falda y enseñándome las braguitas blancas. Me puso super cachondo. Sus piernas están muy bien formadas y la acariciaba por los muslos, cuando me preguntó de pronto si me gustaban sus tetitas, pues sabía que eran demasiado pequeñas. Le desabroché la blusa y le acaricié las peritas: son dulces cuando le lamí los pezones y cálidas acariciándolas. Le dije que no se las operara, que estaban perfectas. Así que ella, muy satisfecha por la respuesta, se bajó las braguitas y montó sobre mis rodillas, para restregar su sexo sobre mis muslos, para luego coger mi pene, regalándome unos minutos de placer extraordinarios.

prostitución cine princesas

La prostitución en el cine

Existe un sinfín de películas que han abordado la prostitucióndesde diferentes ópticas. El cine social ha querido denunciar o representar de manera descarnada este ambiente. Las películas históricas también han acudido a esta temática para ofrecer una visión de una determinada época. Y también se ha desarrollado propuestas más sencillas que tienen como único fin divertir al espectador.

prostitución cine princesas

El sexo y la prostitución siguen siendo temas fascinantes para el gran público que acude a las salas o enciende su televisor con diferentes objetivos: ampliar conocimiento, excitarse o pasar un buen rato. Intentar seleccionar filmes emblemáticos sobre este asunto es complejo, dada la ingente cantidad de obras. Algunas de ellas recientes como Princesas del experto en cine social Fernando León de Aranoa o Lylia Forever del sueco Moodysson que incide en la problemática social que rodea la prostitución en los países del Este de Europa. También Slovenka, una película independiente eslovena protagonizada por una universitaria que ejerce de prostituta de lujo para altos cargos políticos.

Pero no todo es denuncia y crítica social. Pretty Woman, como representante del cine hollywoodiense contemporáneo, o Irma La Dulce del siempre afilado Billy Wilder, fueron comedias de gran éxito que tenían una prostituta como eje central de la historia.

julia roberts prostituta pretty woman

Pero si viajamos un poco más lejos y más atrás en el tiempo nos encontramos con Vida de Oharu, mujer galante, una película de 1952 de Kenji Mizoguchi. Delicada, punzante, emocional y evocadora, esta historia narra la vida de una prostituta en el Japón feudal del siglo XVII. Sin querer ofrecer una lección moral, el director japonés presenta una trama fascinante protagonizada por una mujer luchadora y ambigua, es decir, real. Una lección de cine a la que han acudido numerosos directores posteriores.