Skip to main content

Tres tips para volver a disfrutar del sexo en pareja

Es habitual que, cuando van pasando los años, la magia de la pareja se vaya disipando. Especialmente, cuando ambos miembros conviven bajo el mismo techo. Los roces por la convivencia, los problemas diversos que puedan surgir por la casa o la familia, la costumbre de vernos a diario, todo el tiempo que pasamos en casa…

Y no es que falte el amor, en muchas ocasiones, sino que se cae en la rutina. Muchas parejas, para solucionarlo, optan por soluciones como terapia en pareja, mientras que otros prefieren ser más directos y citarse con escorts maduras y con experiencia para que les enseñen, mediante la práctica, cómo pueden innovar en la cama para hacer resurgir la química.

¿Te sientes identificado con este caso? Pues te traemos tres claves para que el sexo vuelva a ser apetecible y divertido.

Identificad vuestro error

¿Qué hacíais mal para que dejara de atraeros la idea de desnudaros bajo las sábanas? Lo primero que debéis hacer es determinar el error y solventarlo. O evitarlo.

Para ello, es necesario que haya una buena comunicación entre los dos. Hablas de vuestras preferencias sexuales, de las fantasías que tenéis, de lo que no os gusta. Dejad claro qué queréis hacer y qué no.

Cumplid vuestros deseos

Una vez hayáis hablado qué os gusta y qué querríais probar, llegó el momento de ponerlo todo en práctica y experimentar con todo aquello que nunca antes habíais probado pero que os moríais por hacer.

Diversos estudios científicos apuntan que la falta de imaginación en el sexo radica en la falta de comunicación o complicidad en la pareja, por lo que esto es algo a evitar.

Decid adiós a vuestros miedos

Los tabúes no deberían existir para vosotros en materia de sexo. Por ello, probad sin miedo nuevas posiciones, juegos, probad a tener sexo en diferentes partes de la casa, alquilad una habitación de hotel con jacuzzi, experimentad con el chocolate y la nata durante las relaciones sexuales… En definitiva, buscad que cada encuentro sea inolvidable y tened en mente que no siempre hay que hacer lo mismo, por mucho que os funcione. De lo contrario, correréis el riesgo de volver a caer en la rutina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *